Tiempo para nacer

Tiempo para nacer

Quienes practicamos este oficio estamos acostumbrados a distinguir al menos dos edades presentes en una carta. Una -lógicamente- es la edad civil.

La otra a veces, la denominamos edad interior o índice de precocidad; por tanto sabemos vagamente que el tiempo para nacer, no coincide necesariamente con el alumbramiento físico.

Ajustando el reloj

Durante más de treinta años enseñé Astrología y mi aproximación como docente siempre fue transmitir los conceptos desde la experiencia de la consulta.

La perspectiva entonces, quedó adherida asemejándose más al formato de comunicar un oficio que a la pulcritud del modelo académico.

A la hora de entrenar a mis alumnos en un sistema de cronometría fácil y por cierto muy efectivo, la Proluna, (Progresión Lunar Natural) o PLN por su sigla -la he mencionado también brevemente en este artículo-, fue siempre mi primera elección para poner al estudiante rápidamente en la pista de mensurar temporalmente una vida reflejada en la carta natal.

Se trata de una progresión maquetada por Boris Cristoff a partir de la correspondencia de los astros y las edades de la Astrología Rosacruz.

Es un método moderno ya que cuenta con algo más de cincuenta años de experiencia y lo fundamental es que es sencillo de explicar y aplicar a diario en la tarea.

Hablando desde lo técnico, es un tipo de progresión domal que asigna siete años a cada sector desde el Ascendente considerando entonces que para dar una vuelta al Zodíaco completa, se tarda ochenta y cuatro años.

Veamos un ejemplo:

Así podemos afirmar rápidamente en tanto si esta persona acude a los treinta años a consulta, está cambiando en PLN de Sagitario a Capricornio y así sucesivamente podemos establecer un juicio tomando en cuenta que el Zodíaco nos provee de un paisaje o escenografía que se desarrollará como marco de la biografía.

En el tema utilizado como ejemplo, calculamos que cerca de los cincuenta años, el Zodíaco inicia nuevamente su camino desde el punto Aries (denominado también punto vernal) y entonces se pronostica a la persona una nueva vida con cambios mayores respecto de su paisaje hasta allí.

Aquí para nuestro artículo, mientras la edad civil es de cincuenta años, el “índice de precocidad” se aproxima rápidamente al de un recién nacido.

En muchas clases, las historias de mi consultorio aportan valor en tanto enseñan -mucho más que cualquier instructor, por cierto- la analogía que sucede entre la realidad y la carta.

Regresando la hora

Un gran grupo de métodos de progresión con distintos intervalos avanzan su cuenta en el tiempo en el sentido del Zodíaco es decir, de forma “antihoraria”.

Esta particularidad siempre me resultó curiosa, puesto que los astros salen por el Este, es decir ascienden, culminan y se ocultan en sentido horario.

En mis primeros años se me ocurría más sensato interpretar cualquier carta natal desde la tumba al nacimiento y no “al revés”; es decir, empezar por el último día de vida -que muy bien podía ser el verdadero principio-.

Al final de cuentas cuando se interpreta en Astrología predictiva, lo que hacemos es recordar el futuro del consultante, utilizando el sentido horario.

Sin embargo sospeché que esto provocaría una inestabilidad en el estado de ánimo de mi interlocutor durante la entrevista y sobre todo en nuestra mirada occidental.

Con esta herramienta cuidadosamente empacada y una mínima noción de la relojería celestial, es momento de ponernos en marcha hacia una historia en nuestro consultorio, deteniéndonos unos instantes para enmarcar nuestra lámina.

Las exigencias de Zelda

Scott Fitzgerald es un escritor estadounidense conocido mundialmente por novelas como “El Gran Gatsby” o “A este lado del paraíso” entre otras; pero para este artículo quisiera expresarle mi agradecimiento a su extravagante esposa Zelda Sayre.

Sus constantes exigencias materiales con las que martirizaba a Fitzgerald hizo que éste tuviese que ocupar parte de su tiempo produciendo para la venta múltiples relatos cortos, como por ejemplo el publicado por el semanario Collier en 1922 y que tituló: “El curioso caso de Benjamin Button”.

Unos ochenta años más tarde, el director David Fincher asumió el proyecto de llevar este relato al cine y para ello contó con Brad Pitt que encarnando a Benjamin Button, de acuerdo con el guion adaptado, en uno de los pasajes memorables de dicha película le escribe a Daisy Fuller quién fue durante un tiempo su pareja en la ficción, protagonizada en esa oportunidad por Cate Blanchett:

«Si te sirve de algo, nunca es demasiado tarde o, en mi caso, demasiado pronto para ser quien quieres ser. No hay límite en el tiempo.

Empieza cuando quieras.

Puedes cambiar o no hacerlo. No hay normas al respecto. De todo podemos sacar una lectura positiva o negativa. Espero que tú saques la positiva. Espero que veas cosas que te sorprendan. Espero que sientas cosas que nunca hayas sentido. Espero que conozcas a personas con otro punto de vista. Espero que vivas una vida de la que te sientas orgullosa. Y si ves que no es así, espero que tengas la fortaleza para empezar de nuevo».

En el segundo tramo de este parlamento, parece que lo importante no son solamente las palabras enunciadas, sino la imagen impresa por Fincher para tomar referencia del tiempo:

Un reloj cuyo segundero en lugar de avanzar, retrocede:

La versión de Fincher adaptando la historia fantástica de Fitzgerald, visibilizó además un trastorno genético denominado Progeria.*

Quienes la padecen, viven en cierto modo su “vida al revés”.

Para nuestro cometido el centro del asunto es que el personaje, nace viejo y morirá recién nacido.

Otro viernes en la oficina

A finales de agosto del 2003 sobre el cierre de la semana, llevé las tres consultas del día.

Una de ellas es la carta que he utilizado como ejemplo para describir la técnica de PLN.

Marilena -así se llama mi consultante- acudió por recomendación de una amiga ya que estaba frente a una situación en la que necesitaría algo así como un mensaje del camino.

En el momento de concertar la entrevista al preguntarle porqué se había inclinado por un astrólogo practicante de un modelo arcaico con poco espacio para la voluntad sobre el destino; contestó que coincidía filosóficamente con algunos pasajes de la conversación que había escuchado en la grabación que tuve con su amiga.

Su historia, constituyó un pilar modélico del final del Zodíaco y del comienzo de una nueva vida, por tanto se ha ganado con creces su lugar en mi selección.

Si el lector observa el diagrama, verá que un par de años antes de la entrevista, la progresión de la carta de Marilena atravesó una conjunción por las luminarias; primero el Sol y luego la Luna y comenzó el relato breve que le aporta sustancia a esta historia:

Subiendo al templo

Luego de la presentación general del panorama del tema y un primer sobrevuelo de unos minutos, nos fuimos aproximando al centro de asunto.

Mencioné específicamente utilizando la PLN, un acontecimiento de un par de años atrás; una especie de “nudo biográfico” que cambió la orientación de su vida.

Fue allí que Marilena empezó:

“Hace unos seis años luego de una experiencia personal complicada inicié mi camino de búsqueda espiritual a través del budismo, particularmente en el llamado budismo tibetano vajrayana. Ya había tenido algunos contactos anteriores, pero esto se aceleró en ese tiempo.

En principio el asunto empezó con algunos viajes a Buenos Aires en donde participé en retiros y eso fue tomando espacios del resto de mis rutinas en los siguientes años.

Luego, todo comenzó a cobrar sentido, porque me encomendaron ayudar a buscar un buen emplazamiento en Uruguay para un centro de retiros como lo quería el maestro Chagdud Tulku Rinpoché.

Chagdud Tulku Rinpoché

Estuve en esa tarea con otras personas y logramos completar el edificio del templo finalmente un par de años atrás y ese es probablemente el mensaje de la carta que me acabas de comentar; porque para nosotros es realmente un nuevo hogar.” , —completó.

Bueno; hasta allí la carta había suministrado una respuesta adecuada a mi interrogante acerca del paso por Piscis de Marilena y cómo se había transformado lentamente primero y más rápido después dando forma a la extraordinaria conjunción del Sol con la Luna.

Sin embargo, como se observará en el diagrama que reproducimos nuevamente en el momento de la consulta, me tocaba la tarea de prepararle para un cambio mayor aún; entonces lancé el mensaje:

“Bueno; esto puede resultarte curioso, pero tu carta muestra un nuevo comienzo absolutamente distinto respecto de tu vida anterior; es algo así como morir para nacer de vuelta en todo sentido.

No quiero sonar escandaloso, pero algo se modifica para siempre en tu vida y es como si toda esta realidad conformada por tu familia, tu trabajo, tu vivienda y tus rutinas cambiará para siempre antes de un año.

En verdad es como si nacieras nuevamente y conservarás muy poco de tu identidad anterior.” —respondí.

Marilena me miró con los ojos grandes, como fijando toda su atención en cada palabra, pero no noté en sus gestos una sorpresa especial.

Bajó la vista y lentamente entrelazó los dedos de sus manos y las apoyó en el borde del escritorio, luego levantó la mirada con parsimonia y me contestó:

“Mi maestro me invitó a emprender los cinco preceptos para transformarme en una monja budista** y es lo que realmente quiero hacer.

Para ello me indicó esperar el tiempo correcto, y allí comprar un pasaje sólo de ida a la India ya que dejaré mi vida atrás, ni siquiera él, mi preceptor durante estos años, me continuará viendo.

No llevaré equipaje, sólo los documentos imprescindibles para entrar al país.

Mi ropa será sólo para el trayecto de ida, ya que hay que desecharla al llegar al aeropuerto donde me estarán esperando mis hermanas. Allí me ayudarán a cambiarme en un baño de la terminal, para darme la túnica que usaré por el resto de mi existencia en este plano.

Cuando esté lista, mi nuevo maestro me pondrá mi nuevo nombre y sólo lo sabré cuando él me lo diga por primera vez.

Quiero emprender esa vida, ¿sabés?

Para muchas personas esto resultará difícil de entender, pero espero empezar de nuevo.” —terminó.

Desde allí, el resto de la consulta paseó por otros asuntos concernientes a su hijo y su marido y cómo ellos tomarían esta decisión más otros temas materiales menores, pero en ningún momento parecía que la determinación de convertirse en una monja budista se estaba evaluando.

Era -al decir del derecho- res iudicata (cosa juzgada) y entonces el interés migraba hacia el impacto provocado durante la comunicación a su círculo familiar íntimo.

Despedí a Marilena en la puerta con la convicción acerca de su “muerte” ya laudada, mientras se preparaba para “nacer” una vez más.

Aproximadamente seis meses después tuvo la delicadeza de llamarme telefónicamente para saludarme a pocos días de embarcar hacia su nueva vida.

La conversación fue breve y en un tono alegre; al fin de cuentas, se estaba despidiendo porque se iba a morir para poder nacer y eso; eso merece ser festejado.


Referencias:

*Progeria

Uno de sus principales difusores Sampsons Gordon Berns (1996-2014), realizó una presentación un mes antes de su muerte que vale cada segundo, bajo el título: “Mi filosofía para una vida feliz”

Si le interesa, aquí tiene el enlace.

Aportemos finalmente, algo de información acerca de esta condición:

Una sola mutación de un gen es responsable de la progeria. El gen, conocido como «lamina A», produce una proteína necesaria para mantener unido el centro (núcleo) de una célula. Cuando este gen presenta un defecto (una mutación), se produce una forma anormal de la proteína lamina A, denominada «progerina», que hace que las células sean inestables. Esto parece provocar el proceso de envejecimiento de la progeria.

**Monjas Budistas

A las monjas budistas se les denomina: bhikkhunī

La ordenación como bhikkhuni se realiza en cuatro pasos. Una laica toma primero Los cinco preceptos y luego entra en el pabbajja (sánscrito: pravrajya) o forma de vida monástica, que incluye rasurarse la cabeza y adoptar la túnica monástica convirtiéndose en śrāmaṇerī o “novicia”.

Luego se somete a un periodo de prueba de dos años, como siksamana o monja en probación. Este estado no se exige a los monjes y es para garantizar que la candidata no está embarazada. Luego como último paso toma los votos completos de una bhikkhuni, recibiendo una ordenación doble (upasampada), primero de un cuórum de bikkhunis y luego de un cuórum de bikkhus.

Las reglas vinaya no explicitan si la segunda ordenación por varones es simplemente para confirmar la ordenación decidida por las bikkhunis o si los monjes tienen la última palabra al respecto.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

El consejo de Hermes Entrada anterior El consejo de Hermes
La lujuria de Plutón Entrada siguiente La lujuria de Plutón

Newsletter de Astrología

Al suscribirse a la lista, recibirá un par de correos electrónicos por año, con el contenido más reciente y las novedades.
Verifique la solicitud de confirmación en su casilla. Este paso es para cumplir con la política de evitar el spam.

Últimas entradas

  • El signo del vuelo 571El signo del vuelo 571
    En General
    Este artículo titulado “El signo del vuelo […]
    2 comentarios
  • Un tobogán peligrosoUn tobogán peligroso
    En Historias breves
    Vamos a empacar en nuestra maleta de viaje algunos […]
    4 comentarios
  • Una curva peculiarUna curva peculiar
    En General
    Para explorar “Una curva peculiar”, es […]
    6 comentarios
  • Las dudas del calibreLas dudas del calibre
    En Formación
    En nuestro equipaje para entender “Las dudas del […]
    No hay comentarios
  • Flor de otoñoFlor de otoño
    En Historias breves
    El rodeo mientras nos acercamos a observar una flor de […]
    No hay comentarios

Libros en Amazon

Ensayos astrológicos

Lecciones de Astrodiagnosis

El Cordel de Urania

Serie Fundamentos

Calendario Tebaico

Escuela Virtual de Astrología

Redes & Social Media

Imágenes

Las imágenes de los diagramas de cartas natales, fueron realizadas utilizando el software de Astrodienst AG, disponible en https://astro.com

Abrir chat
1
Hola: Si necesitas más información, aquí estamos para ayudarte.