Una curva peculiar

Una curva peculiar

Para explorar “Una curva peculiar”, es conveniente repasar algunos elementos imprescindibles de tal forma de abarcar correctamente este artículo.

Iniciaremos nuestra recorrida por los laberintos del dios Hermes, convertido cuando sea necesario en Mercurio, claro; mientras tomamos nota de un guion escrito por Woody Allen que nos enseña acerca de las virtudes de adaptarse, para luego proseguir hacia la invención fallida de Vulcano y esforzarnos por subir a la balanza al Sol.

Desembocaremos luego en cómo este cuerpo celeste inspira primero y resuelve después un asunto tan oscuro como la curvatura del espacio tiempo.

Al finalizar no nos quedará más opción que lanzar una pregunta incómoda mientras tomamos nuestra curva peculiar, acerca del comportamiento de Mercurio en el reloj y cómo puede afectar este asunto en un mapa astral.

Las primeras sílabas

Al comenzar a balbucear nuestro lenguaje astrológico se nos enseña que Mercurio es regente de Géminis (y como no queda otra opción, ya de paso le encomendamos a Virgo), que es -por llamarlo de alguna manera- el intelecto y cosas tales como la forma o la manera de comunicarse y listo; no hay que preguntar mucho más.

Acto seguido luego de las repetidas advertencias del “Mercurio retrógrado” sabremos que no se aleja mucho del Sol y con un poco de suerte aprendemos acerca de algunos arcos aspectarios particulares tales como “combusto” o “cazimi”.

Vamos a evadir delicadamente las variantes alquímicas del astro, puesto que solamente su destreza de transmutar los elementos, daría para un tratado entero.

Tampoco entraremos en el vértigo de la historia de Cástor y Polux que viven dentro del reino de Géminis porque nunca sabremos con cual hermano quedarnos y parece que los dos al final de cuentas, nos habitan.

La cuestión divina

Sin embargo, unas gotas de mitología nos pueden aportar algunos elementos adicionales para hacernos una idea más aproximada del responsable de adaptarnos de nuestra carta.

Tanto en el Monte Olimpo como en las ferias de Roma, nuestro dios se las ha ingeniado todo el tiempo para navegar -evitando un naufragio- entre las tareas que se le reclaman a diario, dejando sin embargo constancia de la pesada carga que significa:

Al rayar el día, tan pronto me he levantado, tengo que limpiar la sala de los banquetes, limpiar los divanes y colocar cada cosa en su sitio; después presentarme a Zeus y transmitir sus órdenes corriendo el día entero de arriba abajo, y a mi regreso, cubierto aún de polvo, servir la ambrosía…

Y lo peor de todo es que soy el único que ni siquiera puedo dormir de noche, sino que, entonces, tengo que realizar el transporte de las almas a Plutón, acompañar a los muertos y permanecer en el tribunal; pues no bastan mis funciones diurnas (estar en las palestras, pregonar en las asambleas y aleccionar a los oradores), sino que además debo despachar los asuntos necrológicos multiplicándome para ello.

Luciano de Samósata, Diálogos de los Dioses, XXIV

Desde el comienzo ya nos enteramos que nuestro multicitado Mercurio astral, se ocupa de diversos asuntos y para ello una y otra vez cambia su rol de tal manera de cumplir con su actividad.

Un poco más adelante y en el Himno Homérico a Hermes nos enteramos que es el inventor de un instrumento particular utilizado por Orfeo¹ para engañar al dueño del Infierno. Presenciemos la escena en donde vestido de orfebre elabora la lira:

Allí, vaciándola con un buril de blancuzco hierro, arrancóle la vida a la montesina tortuga… Enseguida cortó cañas y, atravesando con ellas el dorso de la tortuga de lapídea piel, las fijó a distancias calculadas, puso con destreza a su alrededor una tira de piel de buey, colocó sobre ellas dos brazos que unió con un puente y extendió siete cuerdas de tripa de oveja que sonaban acordadamente. Mas cuando hubo construido el amable artefacto, llevóselo y fue probándolo parte por parte; y la lira, tocada por su mano, resonó con gran fuerza

Himno Homérico a Hermes, pág. 39 y ss

En algunas partes de este himno, nuestro dios no sale muy bien parado y más bien se destaca su versatilidad -por llamarlo de alguna manera-

…parió un hijo de multiforme ingenio, de astutos pensamientos, ladrón, cuatrero de bueyes, jefe de los sueños, espía nocturno, guardián de las puertas…

Himno Homérico a Hermes, 10-15

Tratemos entonces de salir de esta última -incómoda- cita sin perder la postura y convengamos que lo mejor sabe hacer Mercurio, es adaptarse. Adaptarse a todo, como sea y sobre todo; rápido.

No resulta casual que lo hayan denominado “Politropos” (el de Muchas Formas).

Le adelanto por cuestiones astronómicas que si a usted se le ocurre orbitar tan cerca del Sol, precisará dos cosas: La primera: velocidad; la segunda adaptarse a la masa colosal de la estrella sin que ésta le devore.

En efecto, cuanto más cerca está un astro del Sol, más rápido debe orbitarlo para equilibrar la masa gravitatoria que lo atrae.

Ahora que hemos mejorado un poco nuestra noción acerca del malabarismo mercuriano en nuestra carta, vamos a darnos una vuelta por una pequeña comedia.

Un documental hermético

En 1983, Woody Allen escribe, produce, dirige y protagoniza la película “Zelig” bajo el formato de un falso documental acerca de un hombre que tiene la capacidad sobrenatural de cambiar su apariencia adaptándose al medio en el que se desenvuelve, por lo que es conocido como el hombre camaleón.

Le recomiendo fervientemente la actuación de Mia Farrow como la doctora Fletcher.

Presentemos entonces este otro Mercurio:

Ya ve, Zelig se las ingenia para seguir adelante siempre en equilibrio y consonancia con el entorno de tal manera de hacer su papel gracias a su capacidad de volverse el guante de cualquier mano.

Los dominios de Neptuno

Urbain Jean Joseph Le Verrier nació un 11 de marzo, es decir con el Sol en Piscis y Mercurio en Acuario, pero lo importante para nuestro artículo no es su perfil astrológico sino el descubrimiento de -su regente- Neptuno el 31 de agosto de 1846. A propósito ¿sabía que en ese momento estaba en conjunción absoluta al final de Acuario con Saturno?

Bien; entonces Le Verrier pasó a ser algo así como una nueva estrella en el firmamento de los astrónomos y se dedicó luego a seguir investigando en otras áreas de su especialidad, desembocando años más tarde en el problema de la órbita irregular de Mercurio.

Usted verá, todo en Mercurio es extraño.

Tiene hielo en sus polos. Sí, hielo.²

Presenta un doble amanecer en algunas zonas del planeta unos cuantos días al año debido a que la rotación sobre su eje es aproximadamente 2/3 de su velocidad de traslación alrededor del Sol.

Además y para lo que nos convoca en este artículo, la órbita de Mercurio no es solamente muy veloz, sino también muy excéntrica (casi con los valores de la órbita de Plutón).

Cuenta con un perihelio particular³ y por si fuera poco se “retuerce” por un fuerte fenómeno de precesión que prefiero no explicarle puesto que excede el término de este documento.

Para el siglo XIX, ya planteó un enigma que se trató de resolver (Verrier participó de la hipótesis, algo enfervorizado por su anterior descubrimiento), con la presencia de un nuevo astro que estaría orbitando y perturbando a Mercurio para explicar su comportamiento aún más cerca del Sol.

A este hipotético astro lo bautizaron (antes de ni siquiera nacer): Vulcano.

Explicaban la ruta alocada de Mercurio con Vulcano y listo.

Empezaron a aparecer astrónomos aficionados por docenas que aseguraban tener medido y avistado el nuevo astro, tal como le sucedió a Verrier con su Neptuno.

Algunos astrólogos no dudaron en sumarlo a sus mapas bajo efemérides de dudosa procedencia.

Pero nada; Vulcano no aparecía y Mercurio se retorcía como Linda Blair protagonizando a Regan McNail en la película “El Exorcista”.

Tendría que aparecer otro pisciano (pero ahora con su Mercurio en Aries), para resolver el asunto.

El peso del Sol

Vamos a reproducir la carta natal de Albert Einstein (14.03.1879/11:30-Ulm GER) con el software de Astrodienst AG y le sumaremos una referencia para el año 1915, así los aficionados a la PLN (Progresión Lunar Natural) podrán observar la conjunción con la Luna en esta progresión domal:

En una breve reseña biográfica puesto que estamos apretados de espacio, recordemos que Albert tenía graves dificultades de comunicación (Mercurio) ya que entre otras cosas no habló hasta los tres años.

Aparentaba poseer algún retardo y es probable que hoy fuese evaluado con un grado moderado de autismo. Su pasión por el violín desde los cinco años lo rescató demostrando un juego de habilidades totalmente diferentes a su entorno.

Los supuestos problemas con las matemáticas provienen de la confusión de sus biógrafos en las calificaciones entre los sistemas suizos y alemanes, que supusieron bajas notas en esta materia cuando era precisamente al contrario, pero bueno, continuemos la marcha.

En 1905, publicó el trabajo sobre la teoría de la relatividad especial, para desembocar 10 años más tarde en la resolución de la diferencia de arco de la órbita de Mercurio que fue presentada en la Academia Prusiana de las Ciencias bajo el título: “La teoría de la relatividad general”.

La ruta imposible de Mercurio queda descripta en esta expresión matemática que incluye el vector de la curvatura producto de la masa del objeto orbitado:

Leamos con atención el desenlace del asunto:

Tras ocho años de intensa batalla, Einstein logró dar forma definitiva a sus ecuaciones de la relatividad general durante una serie de conferencias que impartió en la Academia de Ciencias de Berlín en noviembre de 1915 –en las que presentó varias versiones equivocadas de su teoría, hasta la definitiva del 25 de noviembre-. Al final, Einstein lograba un éxito que había buscado desde 1907: explicar el movimiento anómalo del perihelio de Mercurio -los cálculos basados en versiones anteriores llevaban a resultados demasiado pequeños para explicar ese movimiento anómalo, 18 segundos de arco obtenía Einstein cuando la anomalía real es de 45 segundos de arco–.

Einstein sintió una gran emoción cuando comprobó que su teoría explicaba la anomalía del perihelio de Mercurio: «Estuve tres días fuera de mí cociéndome en una gozosa excitación»; suficiente emoción como para avergonzarse de anteriores sarcasmos sobre la exactitud de las mediciones astronómicas: «Los resultados del movimiento del perihelio de Mercurio me llenan de gran satisfacción. ¡Qué útil resulta para nosotros la pedante exactitud de la astronomía, que yo solía ridiculizar en secreto!». Según Abraham Pais, uno de los biógrafos de Einstein: su éxito con el perihelio de Mercurio supuso «con mucho, la experiencia emocional más fuerte en la vida científica de Einstein y, acaso, de toda su vida. La naturaleza le había hablado, y él tenía que estar en lo cierto. “Por unos pocos días, me sentí lleno de gozo”. Después le dijo a un amigo que su descubrimiento le había generado palpitaciones. Y todavía es más profundo lo que le dijo a otro amigo: cuando vio que sus cálculos coincidían con las observaciones astronómicas que había que explicar, le pareció que algo se había realmente quebrado dentro de él…».

https://institucional.us.es/blogimus/2019/04/einstein-y-el-perihelio-de-mercurio/

¿Qué le parece?

No está mal para un Mercurio en Aries, ¿verdad?

Bueno; ahora vuelva a contener la respiración en esta ruta, antes de tomar una curva peculiar que a su vez, no tiene mucha sombra donde protegernos.

Una curva peculiar

Preste atención al siguiente diagrama que emula la órbita de Mercurio incluyendo la curvatura provocada por la masa del Sol.

De acuerdo con la ecuación que presentamos anteriormente sucede algo lateral para el tema físico pero posiblemente central para un razonamiento astrológico:

Durante el perihelio de Mercurio, es decir mientras se encuentra más cerca del Sol, el tiempo se curva; es decir se enlentece.

Sí; lo siento.

La relatividad no solamente afecta al espacio, curvándolo.

También curva el tiempo.

Ahora vamos con la pregunta incómoda:

Al alterarse el reloj astronómico; ¿no le convendría saber si algún nacimiento de su interés se habrá provocado justamente cuando nuestro hábil Mercurio enlentece el tiempo para poder rozar el Sol durante su perihelio sin quemarse?

Recuerde: cuanta más gravedad, más lento el tiempo.

¿Cómo operaría una progresión/dirección/tránsito en nuestra perspectiva astrológica cuando Mercurio ralentiza el cronómetro?

Aquí le dejo una efeméride de Mercurio para que pueda encontrar en la columna “Sun Distance” en unidades astronómicas el perihelio que oscila en un valor de 0.307.

Si se pone a investigar fechas importantes en nuestra historia en general durante el afelio o el perihelio de Mercurio, el riesgo corre por su cuenta.

Al fin y al cabo mi pobre Mercurio está exiliado en Sagitario y retrógrado de nacimiento con lo que no se puede esperar mucho de mis elucubraciones, ¿no le parece?


Si le ha interesado este artículo aguardo sus comentarios más abajo en esta entrada o si prefiere puede utilizar el formulario disponible para enviar un email en la pestaña: Contacto

Referencias:

¹ Orfeo se enamoró de Eurídice, una ninfa de Tracia, y juntos decidieron casarse. El día de la boda, un rival de Orfeo llamado Aristeo trató de raptarla. Eurídice escapó de él, pero su mala fortuna hizo que pisara un víbora y muriese al instante.

Orfeo, desconsolado, decidió ir a buscar a su amada y traerla de vuelta, costase lo que costase. Gracias al encanto de su lira, convenció al barquero Caronte para llegar hasta la laguna estigia y apaciguó al monstruo Can Cerbero, guardián del Infierno. Los dioses del inframundo, Hades y Perséfone, accedieron a su petición de recuperar a Eurídice, siempre y cuando cumpliese una condición. Orfeo caminaría delante de ella siempre y no se podría volver ni un mínimo instante para mirarla.

Tras un largo viaje por los tenebrosos rincones del inframundo, cuando creyó estar a salvo en la superficie, Orfeo se volvió a comprobar si su amada Eurídice lo había seguido todo este tiempo. Pero ella aún tenía un pie en la sombra y desapareció delante de sus propios ojos.

² https://www.abc.es/ciencia/abci-como-puede-mercurio-tener-hielo-si-temperatura-alcanza-400-grados-202003162142_noticia.html

³ https://www.youtube.com/watch?v=hSXNE0pNtr8

6 comentarios en «0»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Las dudas del calibre Entrada anterior Las dudas del calibre
Un tobogán peligroso Entrada siguiente Un tobogán peligroso

Newsletter de Astrología

Al suscribirse a la lista, recibirá un par de correos electrónicos por año, con el contenido más reciente y las novedades.
Verifique la solicitud de confirmación en su casilla. Este paso es para cumplir con la política de evitar el spam.

Últimas entradas

  • El signo del vuelo 571El signo del vuelo 571
    En General
    Este artículo titulado “El signo del vuelo […]
    2 comentarios
  • Un tobogán peligrosoUn tobogán peligroso
    En Historias breves
    Vamos a empacar en nuestra maleta de viaje algunos […]
    4 comentarios
  • Una curva peculiarUna curva peculiar
    En General
    Para explorar “Una curva peculiar”, es […]
    6 comentarios
  • Las dudas del calibreLas dudas del calibre
    En Formación
    En nuestro equipaje para entender “Las dudas del […]
    No hay comentarios
  • Flor de otoñoFlor de otoño
    En Historias breves
    El rodeo mientras nos acercamos a observar una flor de […]
    No hay comentarios

Libros en Amazon

Ensayos astrológicos

Lecciones de Astrodiagnosis

El Cordel de Urania

Serie Fundamentos

Calendario Tebaico

Escuela Virtual de Astrología

Redes & Social Media

Imágenes

Las imágenes de los diagramas de cartas natales, fueron realizadas utilizando el software de Astrodienst AG, disponible en https://astro.com

Abrir chat
1
Hola: Si necesitas más información, aquí estamos para ayudarte.